La denominación originaria sería la de Policía General del Reino, creada mediante Real Cédula de 13 de enero de 1824 como cuerpo policial de carácter civil y corte urbano, profesionalizado y centralizado.
La organización de esta policía fue:

  • Dependencia del Ministerio de Gracia y Justicia.
  • Jefe a nivel central: Superintendente General de la Policía.
  • Jefe a nivel periférico, en cada capital de provincia: Intendente.

En Madrid y en las ciudades más importantes recogió la organización que provenía de las antiguas alcaldías de barrio. Así, la distribución de la ciudad se dividía en cuarteles y a su frente se situó un comisario de cuartel y junto a él varios celadores ,antecedentes de los inspectores.

De dónde viene la policía nacional

La primera función se trata de: “velar por el libre ejercicio de los derechos ciudadanos, persiguiendo aquellos que ponen en peligro a los mismos, y poniéndolos en manos de la Justicia en el plazo de ocho días.”

La segunda función se trata de velar por la seguridad pública. Esto se trata de tener que vigilar que no haya individuos que no cumplan las normas y leyes de convivencia, alterando la armonía entre ciudadanos.

Más de 35 años formando policías nos avalan

Breve evolución histórica

A comienzos del siglo XX, se introducen importantes reformas que promoverán la distinción policial. Prueba de ello será el Real Decreto de 23 de marzo de 1905 que dividió la policía gubernativa en tres ramas:

  • Vigilancia.
  • Seguridad.
  • Servicios Especiales (investigación de todo lo relacionado con el terrorismo anarquista)

 

La Ley 8 de marzo de 1941 trata de crear una nueva Policía que tendrá un carácter eminentemente represivo y que estará muy politizada y militarizada. Los nuevos institutos policiales encargados del orden público serán:

  • Policía armada y de tráfico.
  • Cuerpo General de Policía. Realización de las funciones de policía judicial, policía científica e información.

En lo que respecta a la etapa de la transición, con la Ley de Policía de 4 diciembre 1978 se produce una reorganización importante a raíz de la Ley 55/1978 de 4 de diciembre por la que los Cuerpos Policiales preexistentes pasan a denominarse:

  • Cuerpo Superior de Policía (civil).
  • Policía Nacional (militar).

La mujer se incorpora a la Policía en esta etapa.

 En 1980 se crea la Escuela Superior de Policía en Ávila para la preparación de la Escala Ejecutiva del Cuerpo Superior. Al año siguiente, se aprueba su Reglamento Provisional. La formación de los policías-alumnos del Cuerpo de Policía Armada se realizaba en la Academia Especial de dicho Cuerpo ubicada en Canillas (Madrid), donde los aspirantes a policía estaban sometidos a una estricta disciplina militar, pero donde se impartía una formación más adecuada a la complejidad de las funciones policiales.

 Para finalizar, la etapa democrática, que se inicia con la LOFCS (2/86), caracterizada por unificar el Cuerpo Superior de Policía y la Policía Nacional. EL CNP.

Escalas y categorías

Las escalas y categorías del CNP están establecidas en el art. 17 de la Ley Orgánica 9/2015 de Régimen de Personal de la Policía Nacional, de 28 de julio, siendo estas:

  • Escala Superior, con dos Categorías:
    • Primera: Comisario Principal.
    • Segunda: Comisario.
  • Escala Ejecutiva, con dos Categorías:
    • Primera: Inspector Jefe.
    • Segunda: Inspector.
  • Escala de Subinspección, con la categoría de Subinspector.
  • Escala Básica, con dos Categorías:
    • Primera: Oficial de Policía.
    • Segunda: Policía.

Las escalas se clasifican en los siguientes grupos y subgrupos profesionales:

  • Las Escalas Superior y Ejecutiva se clasifican ambas en el Grupo A, subgrupo A1.
  • La Escala de Subinspección se clasifica en el Grupo A, subgrupoA2.
  •  La Escala Básica se clasifica en el Grupo C, subgrupoC1.

En la Policía Nacional existirán las plazas de facultativos y de técnicos, integradas respectivamente en los subgrupos de clasificación A1 y A2, que sean necesarias para la cobertura y apoyo de la función policial, y que se cubrirán entre funcionarios de carrera de cualquiera de las administraciones públicas, de acuerdo con el sistema que reglamentariamente se determine.

Deberes de los Policías Nacionales

Los deberes están establecidos en el art. 9 de la Ley Orgánica 9/2015 de Régimen de Personal de la Policía Nacional, de 28 de julio.
Los Policías Nacionales tienen los deberes siguientes:

a) Jurar o prometer fidelidad a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico, velando por su cumplimiento y respeto.

b) Ejercer sus tareas, funciones o cargos con lealtad e imparcialidad, sirviendo con objetividad los intereses generales.

c) Obedecer y ejecutar las órdenes que reciban de las autoridades o mandos de quienes dependan, siempre que no constituyan un ilícito penal o fueran manifiestamente contrarias al ordenamiento jurídico.

d) Colaborar con la Administración de Justicia y auxiliarla en los términos legalmente previstos.

e) Mantener el secreto profesional en relación con los asuntos que conozcan por razón de sus cargos o funciones y no hacer uso indebido de la información obtenida.

f) Guardar secreto de las materias clasificadas u otras cuya difusión esté prohibida legalmente.

g) Velar por la conservación de los documentos, efectos e información a su cargo.

h) Portar y utilizar el arma en los casos y en las formas previstas en la normativa vigente.

i) Presentarse o ponerse a disposición inmediata de la dependencia donde estuviera destinado, o en la más próxima, en los casos de declaración de estados de excepción o sitio o, cuando así se disponga, en caso de alteración grave de la seguridad ciudadana.

j) En los casos de declaración de estado de alarma, habrán de presentarse cuando sean emplazados para ello, de acuerdo con lo dispuesto por la autoridad competente, en los supuestos en que sea requerida la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

k) Saludar y corresponder al saludo, en los términos que reglamentariamente se determine.

l) Informar a los ciudadanos sobre aquellos asuntos que tengan derecho a conocer y facilitar el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones.

m) Prestar apoyo a sus compañeros y a los demás miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, cuando sean requeridos o fuera necesaria su intervención.

n) Observar el régimen de incompatibilidades.

o) Cumplir las normas de uniformidad.

p) Conservar y utilizar de forma adecuada el equipo, locales y demás medios materiales necesarios para el ejercicio de la función policial.

q) Cumplir puntualmente y hacer cumplir el régimen de jornada y horarios reglamentariamente establecidos.

r) Cumplir las funciones o tareas que tengan asignadas y aquellas otras que les encomienden sus jefes o superiores, siendo responsables de la correcta realización de los servicios a su cargo.

s) Utilizar los cauces reglamentarios cuando efectúen solicitudes o reclamaciones relacionadas con el servicio, e informar a los superiores de las incidencias que puedan afectar al servicio o que se produzcan en el desarrollo del mismo.

t) Mantener actualizada su formación y cualificación profesional, así como conservar en vigor las autorizaciones administrativas que habiliten para el ejercicio de las actividades exigidas para obtener la condición de funcionario de carrera de la Policía Nacional.

u) Residir en el ámbito territorial que se determine en función de la plantilla de destino. A tal efecto, se fijarán los criterios objetivos en base a los cuales será determinado dicho ámbito territorial, donde se autorizará la residencia de los Policías Nacionales, garantizándose, en todo caso, el adecuado cumplimiento del servicio.

Contacta con nosotros

Para resolver cualquier duda (precios, horarios, convocatorias...), así como para la oportuna reserva de plaza o compra de material didáctico relacionado con la oposición, no dudes en contactar con nosotros.

También puedes venir a vernos, o llamarnos, de lunes a jueves de 16h a 20:30h.